Videncia económica

Cómo funciona un servicio de videncia económica: paso a paso

Si te has decidido a ponerte en contacto con una vidente para que te haga un servicio de videncia económica, y es la primera vez que te sometes a este tipo de práctica, es posible que te sientas bastante nervioso o nerviosa. A fin de cuentas, el hecho de conocer nuestro futuro es algo que, aunque es lo que estamos buscando, nos puede provocar un cierto nivel de ansiedad.

El principal problema es que lo que vamos a saber puede ser bueno o malo y nunca se está preparado para lo que nos tienen que decir.

Queremos ayudarte con este proceso y, por esta razón, hemos creado una pequeña guía que te ayudará a entender cómo funciona.

videncia económica

Selección de la vidente correcta

El primer paso que tenemos que seguir para solicitar un buen servicio de “videncia económica”, será elegir a la vidente adecuada. Desgraciadamente, existen muchas falsas videntes que lo único que quieren es sacarte el máximo dinero posible; es decir, que ni tan siquiera tienen dones para poder ver el futuro.

No te lo tenemos que decir, pero por si acaso: tenemos que huir de estas videntes siempre que podamos, porque lo único que conseguiremos es pensar que el mundo esotérico es una estafa.

 

Selección del servicio correcto

Por otra parte, nos tendremos que plantear que tipo de servicio de videncia económica queremos: por ejemplo, tendremos que seleccionar entre si queremos hablar con una vidente de manera física, si bien lo hacemos a través del teléfono, o si nos queremos decidir por un tipo de servicio a través de Internet.

Por lo general, si la vidente es auténtica, no vamos a tener ningún tipo de problema con el método elegido. Cada uno de ellos tienen sus pros y sus contras que deben de ser valorados antes de tomar ningún tipo de decisión.

 

Preparación ante el servicio de videncia económica

Liberación inicial

Lo primero que te va a recomendar la profesional es que te liberes de cualquier tipo de problema que pueda afectar de forma negativa a la “videncia económica”.

Por ejemplo, imagina que tienes algún tipo de problema amoroso con tu pareja y quiera saber si lo vais a superar y en el futuro estaréis juntos. En este caso, la vidente te recomendará que, cuando se haga la videncia, tan sólo te centres en ello. Si tienes otros problemas, por ejemplo, económicos, tendrás que consultarnos en otra ocasión.

La única fórmula de conseguir una predicción lo más precisa posible será teniendo en la mente el problema que se quiere llegar a solucionar. Si se tienen otros problemas, lo único que se conseguirá será mezclar los futuros y obtener unos resultados que no se podrán llegar a interpretar.

 

Canalización de energía

Se suele llegar a pensar que es mucho más fiable un servicio de videncia económica física, que alguno que podamos llegar a contratar, por ejemplo, a través de Internet o bien vía telefónica.

Esto realmente nos así: lo único que hace falta será establecer un canal enérgico entre la vidente y nuestra posición. El objetivo es que nosotras seamos capaces de poder canalizar nuestra energía para que le pueda llegar a ella y la transferencia se complete con éxito.

Ahora bien, es importante que consideres que la energía no tiene ningún tipo de limitación terrenal. No podemos encontrar ninguna prisión que sea capaz de retenerla: dará igual que tenga que recorrer medio mundo, que tenga que atravesar galaxias, que tenga que viajar entre los límites del espacio y del tiempo… En cualquier caso, si hemos podido establecer una conexión adecuada, la vidente podrá recibir esa energía sin ningún tipo de problema.

 

Interpretación de la energía

En el momento en el que la vidente haya recibido la energía, el siguiente paso será lanzarla al cosmos. La idea es que los seres que se encuentran en otros planos interdimensionales sean capaces de captarla para poder echar un vistazo a tu futuro en el ámbito elegido y poder darte una respuesta especializada.

Una vez que la tengan, esta será recibida en forma de tirada de cartas.

 

Interpretación de la tirada de cartas

Y, como último paso de la videncia económica, viene la tirada de cartas. Será entonces cuando la vidente tenga que probar su habilidad para poder determinar qué es lo que quieren decir.

Tendrá que adaptar la consulta a tu situación personal, así como a todas las cartas: para ello, se encargará de analizar hasta el más mínimo detalle de ellas, porque, muchas veces, las cartas no siempre revelan todo lo que necesitamos saber, por lo menos no aparentemente.

Una vez que tengas tu respuesta, no te la tomes como una obligación sino como una especie de mapa de tu vida.

Y así es como funciona un servicio de “videncia económica”.