Tarotistas

Las personas que se dedican al mundo de la lectura de cartas, cartomancia o interpretación del Tarot son los llamados tarotistas. La existencia de videntes y pitonisas es una realidad que se cita en diferentes fuentes desde la antigüedad por estar presentes en mitos, leyendas y rituales de diferente índole.

tarotistas

Se cree que el origen del Tarot tal y como se conoce hoy en día, proviene de Italia pues desde hace muchos siglos se utilizaba un juego de naipes con fines adivinatorios. En otros lugares como La India o China, también se han servido durante años de los juegos de cartas para adivinar el futuro. Sin embargo, muchos entendidos del tema piensan que el Tarot llegó realmente a Europa gracias a los gitanos, que se dedicaban a adivinar el futuro con la lectura de manos, cartomancia y otros símbolos.

La función de un tarotista es orientar, aconsejar y guiar a una persona que se encuentra en una situación complicada y confusa, donde se ve agobiada por los acontecimientos que está viviendo y acude a la consulta con muchas dudas sobre su vida, incertidumbre sobre el futuro y una gran preocupación por problemas a los que no consigue ver solución.

Los tarotistas mejor valorados

Mirando y buscando referencias sobre el mundo del Tarot y los profesionales que se dedican a la videncia, hemos podido comprobar que existen páginas web donde se recomiendan algunas en concreto. La gente que consulta a un tarotista valora positivamente la seriedad de la labor que desempeña y en gran medida el trabajo realizado durante las consultas, además del alto nivel de aciertos en los diferentes ámbitos que interpreta y en las predicciones sobre el futuro.

Los tarotistas mejor valorados son aquellos profesionales que se comunican fácilmente con la gente, se ganan su confianza y les ofrecen respuestas claras, así como consejos muy concretos y acertados. Es fundamental que acierten en sus predicciones y puedan adivinar cosas evidentes de la persona que está realizando una consulta. La calidad por la atención que se presta, la seriedad y el grado de empatía del tarotista es muy importante para conseguir complicidad y que la persona se sienta comprendida sin juicios o críticas innecesarias.

Finalmente, es necesario que los tarotistas sean muy sinceros en el momento en el que están interpretando el significado de las cartas y puedan transmitir lo que ven de forma detallada y sin caer en creencias falsas o tópicos.

Tarotistas buenas

La lectura de las cartas del tarot es una actividad a medio camino entre lo intelectual y lo artístico. Una tirada de cartas no ofrece nada que escape a las leyes físicas más ordinarias.

Las cartas son elementos separables que se han mezclado y después de una personal interacción con ellas aparecen de nuevo en un orden determinado.

La carga simbólica de las figuras que forman la baraja del tarot son las energías básicas que se manifiestan en los momentos inevitables y trascendentales de la vida. Ni un solo arcano es ajeno a la vida de una persona. Todos van a tener su momento. Y es la creencia en que cuando se evocan se manifiestan en un orden preciso.

En las creencias en lo que anuncia el tarot hay una falta de fe en lo que para otros es azar. El azar para una persona que practica tarot es una idea construida en la mente. Lo que se manifiesta en el destino de las personas no es ese azar. Es una suma de causas y efectos encadenados, como un cauce que en algunas orillas se desborda y podemos adivinar su movimiento.

Las tarotistas buenas están atentas a un alfabeto que ordena las líneas que siguen las tramas de la vida. No tratan de adivinar sucesos futuros más bien tratan de entender la situación presente y por esa comprensión hay un modo óptimo de afrontar hechos que aún no se han producido.

tarotistas buenas

El tarot es un libro de filosofía que en cada lectura se actualiza en la vida concreta de una persona. Los avatares del tiempo dejan de ser un encadenamiento sin sentido. Todo adquiere un sentido que nos conecta con el universo en su esencia más profunda.

La existencia es un enfrentamiento entre la vida y la muerte contra la incertidumbre. La seguridad que nos reporta una ciencia antigua encarnada en la realidad cotidiana es el valor de esta práctica. La que ilumina con su luz las decisiones personales que definen el camino de una vida.

Tarotistas sin gabinete

Los tarotistas sin gabinete realiza su trabajo de forma itinerante de la misma forma que en la antigüedad hacían sus predecesores. Los mercados y las plazas eran los centros de todo tipo de intercambios donde el valor de un animal competía con el de una historia, un cantar de gesta o un consejo médico.

El gabinete es una innovación relativamente moderna. Es la tarotista que recibe en su propia casa. Precedida de una fama ganada con sus acertados pronósticos es el público interesado el que busca asistencia y consejo.

tarotistas sin gabinete

Tarotista sin gabinete en la actualidad

En la actualidad las tarotistas sin gabinete pueden atender a quien reclama sus servicios desde los centros modernos sociales, las comunicaciones y las redes. La información es la energía más básica de nuestra sociedad. Una tarotista sin gabinete es una generadora de información para sus clientes, la que concierne a las fuerzas elementales de la vida actuantes en su destino.

El gabinete ayuda a una tarotista a crear un ambiente propicio y relajante. Muy indicado para la actividad que se va a realizar. Cualquier otro añadido es artificial y no está vinculado directamente con la actividad del tarot 24 horas. Puede ser un despacho funcional o un museo esotérico sin que uno ni otro mejor en nada la práctica del tarot.

La tarotista sin gabinete sabe compensar la falta de escenario para la actividad con la actitud de su ejercicio. Una recreación en las palabras de lo que dan los lugares especiales. Producir un efecto de relajación y atención clarividente que se centre en el universo de los símbolos de los arcanos mayores.

Al final la mayor recompensa es comprender las claves de un destino en el momento presente. Desde donde es posible corregir la senda y transformar los errores en lecciones de vida. El cambio que se produce en la vida de estas personas es permanente y definitivo. El servicio de una tarotista sin gabinete sabe cómo aportar esa ventaja para la vida de cada persona.